México es un país megadiverso, naturalmente bello y refugio de cientos de especies que encuentran su hogar en nuestros océanos. Hoy, especies y ecosistemas están amenazados por las masivas cantidades de plástico de las grandes marcas que acaban en nuestros mares.

Más de 250 mil personas se han unido a la petición global para demandar a las marcas una reducción en su producción de plásticos, pero las corporaciones siguen aprovechando que la actual legislación no les obliga a asumir su responsabilidad sobre los productos que contaminan nuestros océanos.

Cada minuto sin legislar, una tonelada de plástico llega al mar. Por ello, pídele al Senado mexicano que reforme la Ley General para la Prevención y Gestión Integral de los Residuos (LGPGIR), para que prohíba los plásticos de un solo uso y haga responsable a las marcas de sus envases, empaques y embalajes.

¡Firma por un México libre de contaminación por plásticos!

¡Pide al Senado que prohiba los plásticos de un solo uso!

Al firmar esta petición apoyas el envío de este mensaje.
X Cerrar

Asunto: ¡Desplastifiquemos México!

Senadores y Senadoras

Comisión de Medio Ambiente, Recursos Naturales y Cambio Climático

y de la Mesa Directiva del Senado de la República

P R E S E N T E

Por medio de la presente y en mi carácter de  de ciudadano/a informado/a y preocupado/a por la contaminación plástica en el mundo, en ejercicio del derecho de petición y de información, solicito de manera respetuosa acciones concretas para evitar que cada año millones de toneladas de plástico vayan a parar a los océanos, agudizando la crisis de pérdida de biodiversidad y  climática que vive nuestro planeta.

Por esta razón le pido al Senado mexicano a través de las y los integrantes de esa Comisión de Medio Ambiente, Recursos Naturales y Cambio Climático y de su Mesa Directiva, la necesidad actualizar el marco regulatorio mexicano para solucionar el problema de raíz, lo que implica reducir desde su origen la contaminación por plásticos de un solo uso. Para ello es necesario:

  1. Establecer prohibiciones a los plásticos de un solo uso que uniforme las medias estatales en la Ley General para la Prevención y Gestión Integral de los Residuos (LGPGIR). Estas prohibiciones contribuyen a generar menos basura plástica que finalmente termina siendo una carga para los municipios donde se genera. Es por ello, que las entidades federativas han empujado estas prohibiciones de manera heterogénea y obedeciendo a su realidad local como: el turismo, la industria, la organización de la sociedad civil, entre otras consideraciones.
  1. Poner la responsabilidad de manera equitativa en los diferentes actores de la sociedad. Por ejemplo los grandes productores, importadores y distribuidores destinan hasta el 48% de la fabricación de plásticos en México para envases, empaques y embalajes plásticos que les permiten comercializar sus productos. Es por ello que la responsabilidad compartida no es suficiente para poner un freno a esta contaminación, se debe agregar la figura de la responsabilidad extendida hacia los productores (incluyendo importadores y distribuidores) para que sean ellos quienes apliquen los mecanismos necesarios para alcanzar el 100% de la recuperación de los residuos si de verdad se quieren manejar bajo un modelo de economía circular.

Si queremos contribuir a la lucha climática y disminuir la crisis de la biodiversidad no basta con fomentar el reciclaje. Este último es solo una parte de la solución, no la solución que pondrá fin al problema. No basta con creer en los compromisos de la industria para mejorar la recuperación de los plásticos de un solo uso por parte de los productores; el cambio es cultural, nos involucra a todos, pero por sobre todo a quienes fabrican estos contaminantes con la falsa promesa de que en el futuro incierto serán reciclados.

¡Reducir desde el origen es la clave!