¡Actuemos por el Amazonas! Es el pulmón de nuestro planeta.

La deforestación irracional de la selva Amazónica para permitir actividades agrícolas y ganaderas de gran escala e industriales propician incendios forestales que acaban con la biodiversidad y contribuyen con el cambio climático. Greenpeace está exigiendo a las autoridades brasileñas que detengan la expansión de estas prácticas agroindustriales en la selva Amazónica. Al mismo tiempo, demandamos a empresas como Nestlé, Mondelez y Unilever asumir su compromiso de no adquirir productos o materia prima procedente de la deforestación de selvas tropicales. Para fortalecer nuestro trabajo de documentación y monitoreo de la salud de las selvas tropicales necesitamos tu ayuda.

salvemos-el-amazonas

El Amazonas debe ser protegido, su futuro es el nuestro.

Firma la petición.