-

Exijamos Justicia para la Vaquita Marina

Con menos de 30 ejemplares, la vaquita marina se encuentra a un paso de la extinción. Es sorprendente que pese a los múltiples ordenamientos nacionales e internacionales, leyes y programas de gobierno para preservar a esta especie, nada haya funcionado.

La razón es que el gobierno no ha hecho su trabajo: la pesca de totoaba continúa y Mario Aguilar, titular de la Comisión Nacional de Acuacultura y Pesca (Conapesca) ha permitido que la dependencia que dirige entorpezca cualquier intento por salvar a la vaquita marina.

Pide a Enrique Peña Nieto la destitución inmediata de este funcionario.

Es momento de exigir ¡Justicia para la vaquita!

Al firmar esta petición estás enviando esta carta al presidente Enrique Peña Nieto.

Lic. Enrique Peña Nieto
Presidente de los Estados Unidos Mexicanos

Como ciudadano de este país en conocimiento de la actual y crítica situación que vive la vaquita marina, una especie endémica de México quisiera manifestarle mi preocupación e indignación ante las medidas adoptadas por su gobierno que han sido infructuosas para salvar a este pequeño mamífero marino.

A pesar de sus manifestaciones públicas de compromiso con la vaquita marina, la población ha decaído 90% durante su administración, una cifra más que preocupante, ya que si sigue esta tendencia, la vaquita estará extinta en lo que queda de su gobierno.

La razón por la que sus medidas no han funcionado se debe, principalmente, a que ninguna de ellas ha atacado de raíz la causa de la inminente extinción de la vaquita marina: la pesca del pez totoaba en su hábitat.

La negligencia de las autoridades en materia pesquera ha minado los esfuerzos por salvar a la vaquita marina, boicoteando las medidas que la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) ha intentado implementar; por ejemplo:

  1. Pese a que la inspección y vigilancia es su obligación, Conapesca ha estado ausente, incluso en periodos de veda, manteniendo a la población de vaquita marina en riesgo de caer en las redes de enmalle.
  2. Aunque las recomendaciones del Comité Internacional para la Recuperación de la Vaquita y programas gubernamentales como el Programa de Acción para la Conservación de la Especie (PACE) Vaquita han hecho énfasis en disminuir el esfuerzo pesquero, Conapesca ha hecho lo contrario, autorizando más embarcaciones en el Alto Golfo y un incremento de 86% en la captura máxima permitida de curvina golfina, en los últimos cinco años.
  3. La Carta Nacional Pesquera no se ha actualizado desde 2012 aún cuando por ley esto debería hacerse cada año.
  4. Existe evidencia de la obstaculización que ha ejercido la Conapesca en el otorgamiento de permisos para pesca con métodos alternativos, exigiendo documentación adicional, así como retraso en la entrega de las autorizaciones, e incluso, dando permisos para seguir utilizando redes de chinchorro, que ponen en riesgo a la vaquita marina. Todo ello desincentiva la adopción de metodologías alternativas entre las comunidades pesqueras, quienes siguen esperando que Conapesca e Inapesca cumplan con su obligación de desarrollar las opciones para que puedan realizar su actividad.

Estos ejemplos son una muestra de la negligencia de la autoridad pesquera lideradas en la Comisión Nacional de Acuacultura y Pesca (Conapesca) por Mario Gilberto Aguilar Sánchez, quien durante los años de su administración ha demostrado favorecer un modelo de pesca extractivista sobre la protección del medio ambiente y con ello, ha contribuido a la extinción inminente de la vaquita marina.

Por todo lo anterior, pido la destitución inmediata de Aguilar Sánchez como titular de Conapesca; se actualice la Carta Nacional Pesquera para reducir el esfuerzo pesquero en el hábitat de la vaquita marina, y, a su vez, se implemente un plan para impulsar la pesca realmente sustentable que proteja nuestros océanos y a las comunidades que dependen de él.

×